Mes: marzo 2016

¿Y ARCADIA?

¿Preguntándose que está pasando con el número 11 del serial?

Este mes de marzo ha sido bastante complicado por diversas cosas que han necesitado mi atención. Por lo cual he tenido que posponer la publicación del serial en pro de dar lo mejor para el próximo número.

Ya en abril estaremos regularizando las publicaciones.

Es un muy buen momento para ponerse al día con las lecturas o empezar a leerlo, ya que a partir del episodio 11, las cosas van a empezar a verse de distintos colores.

Les dejo una galería de portadas del serial a modo de ofrenda.

¡Abrazos grandes para todos!

Los feminismos y las falacias del hombre de paja para principiantes.

Preliminar

Escribí esta nota el 12 de octubre de 2015, en respuesta a la cantidad de animaladas y falta de empatía que tuve la oportunidad de leer en razón de los disturbios sucedidos en la Catedral de Mar del Plata por el último Encuentro Nacional de Mujeres. Con esta nota sucedieron muchas cosas. Por empezar, el primer párrafo tiende a confundir al lector ya que están enumeradas algunas de las falacias de conclusión inatinente. Las reacciones fueron tres: algunas personas vinieron a putearme, pensando que estaba bardeando a los feminismos… por esa maldita costumbre de no leer y sacar conclusiones apresuradas e inatinentes; el segundo grupo, pensando que estaba bardeando a los feminismos, le puso “me gusta” y me felicitó (?); el tercer grupo, leyeron efectivamente la nota y entendieron punto por punto de que iba.

Elijo compartirla en un día como hoy, ya que el Día Internacional de la Mujer Trabajadora no es un día de festejo, sino que es un día más de reflexión y de lucha. Ustedes no le desean “Feliz día del genocidio armenio” a sus amigos armenios, o “feliz día del holocausto” a sus amigos judíos, ¿no? (quiero pensar que no).

Hoy es un día de conmemoración de lucha. No necesitan empatizar con el movimiento porque las mujeres son sus madres, sus hermanas, sus primas, sus abuelas o sus amigas. Hay una razón más esencial para empatizar:

Esa razón es muy simple y básica: Somos personas.


sargent-atlas-and-the-hesperides_2¿Por qué si el feminismo aboga por la igualdad no lucha por la violencia en general? ¿Por qué no se ocupan entonces por el hambre de los niños en Kenia? ¿Por qué si es un movimiento humanista hace discriminación positiva? ¿Por qué no se ocupan de los hombres que sufren violencia de género también? ¿Acaso la violencia hacia los hombres, no es violencia? ¿Cómo esperan que las tomemos en serio?

Algo que no deja de llamar la atención es el fenómeno de que si sos feminista y solo en el caso de feminista (como si fuera un movimiento hercúleo moderno), este debe ocuparse de todos los problemas del mundo. No se le exige eso ni a los partidos políticos locales. Entonces, la pregunta es: ¿por qué sí al feminismo? Otra cosa que no deja de sorprender es la presunción de que si el feminismo lucha por determinados intereses, esos intereses necesariamente están en contra de casi todas las preguntas enumeradas en el primer párrafo (ya que la última pregunta es saco de otro costal).

Estas argumentaciones son conocidas como la falacia del hombre de paja. En lo práctico se configura cuando al discutir con un rival, se incluye en el discurso propio argumentos que no tienen nada que ver con la premisa inicial, incorporándolas a los argumentos del oponente. De esta manera, el contrincante tiene dos opciones: o ignorar los argumentos que se le adjudicaron o dedicarse a explicar que no quiso decir eso. De esta manera el contrincante sale de su eje, queda desacreditado y la discusión se pierde en la nada. Un ejemplo claro de esto es cuando una mamá le dice a a su hijo o hija: “Comé toda la comida”, entonces el menor que no tiene más hambre contesta: “no quiero comer más”. Ahí, de manera cómoda y facilista, mamá contesta para desacreditar su falta de hambre y que coma toda la comida algo así como: “¿sabés cuántos chicos en África se pelearían por tu plato de comida?” Táctica que funciona hasta que se crece y se entiende que la falta de ganas de comer no tiene absolutamente nada que ver con las situaciones económicas que se viven en África. Y que la falta de hambre no está legitimando de ninguna manera el hambre en África. O mejor dicho, que por no querer comer más, no se está despreciando al pueblo Africano.

El uso del condicional no es una falacia en sí: si p entonces q. Donde q incluye a p. La vida da montones de ejemplos donde los enunciados condicionales son necesarios. ¿Qué diferencia el uso del condicional de una falacia utilizando el condicional?

La lógica en la argumentación.

Esta lógica se utiliza en la aplicación de todos los conectores. Lo que crea la falacia no es el uso del conector en un enunciado. Muchas personas no entienden que la lógica es algo así como la Convención de Ginebra de los debates¹. Estudiaron lógica, creyeron que lo entendieron y caen en todos los lugares comunes que Wittgenstein describe como errores de lenguaje².

Se puede decir: “si esto, entonces aquello”. Lo que no se puede decir y ahí se cae en los errores de lenguaje, es algo como: si no comés, es porque te chupa un huevo el hambre en África o; si sos feminista, entonces, estás a favor de la violencia en general.

Lo que está en juego acá, es la coyuntura de la afirmación. Porque es distinto decir, si sos feminista entonces estás en contra de la violencia (porque no tiene sentido que abogues en contra de la violencia de género si no estás en contra de la violencia en general). O si no querés comer más, es porque no tenés hambre. Y volvemos al querido Si p entonces q.

Es el mismo condicional. La diferencia está en la coherencia interna del enunciado. También se puede decir un enunciado que tenga coherencia interna y que este sea incorrecto. Esta es una de las limitaciones que tiene la lógica. El tema es que cuando se está hablando de un enunciado correctamente formulado: es decir QUE DE UNA PROPOSICIÓN VERDADERA NO PODEMOS CAER EN UNA GENERALIZACIÓN FALSA (V F =F), se puede discutir y se puede hablar.

Retomando la pregunta inicial, ¿por qué es tan común chicanear a los movimientos feministas con este tipo de razonamientos inválidos? La lógica parecería indicar que es para desacreditar, diluir o  dejar en la nada reclamos que son válidos. Ya que otro sin razón que se le achaca al feminismo es la legitimidad del reclamo cada vez que alguien emite una frase del tipo “¿cómo vamos a tomarlas en serio?”.

¿Tomar en serio? El reclamo es válido.

Porque más allá de todas las injusticias, igual de graves que suceden en el mundo entero; es válido que un grupo abogue por las injusticias por las cuales luchan los feminismos: por el aborto gratuito, legal y seguro; igual salario por igual tarea; eliminación del atenuante “crimen pasional”, para que dejen de morir mujeres por violencia machista y para que no haya más violaciones; y en el “mientras tanto”, para que se penalicen estas conductas como corresponde, para que no sean más realidades invisibles. Hay que educar para cambiar. Porque luchar por estas cosas es ser humanista. Si las preocupaciones de algunos y algunas no residen en las cuestiones feministas es válido que aboguen por las causas que les importan. Lo que no es válido es achacarle al feminismo que luche por las causas que a ellos y a ellas les importan. Es más, si esas causas les importan tanto como para querer achacárselas a otro movimiento y no pelear por ellas; lo más probable es que no les importen tanto como querer desacreditar a los feminismos. Razonar que la violencia de la mujer contra el hombre subyace en los feminismos, o que el hambre de África es culpa de los feminismos, o que la mujer busca la superioridad en torno al hombre y por eso la discriminación positiva, o no tener ni idea que significa la palabra feminista no es una argumentación razonada.

Es una chicana que ayuda a no salir de la zona de comodidad. Es válido que no les interesen las luchas feministas. Es válido que no estén de acuerdo, y es válido que lo expresen y lo defiendan, si estas posturas son pensadas y razonadas. ¿Hay personas que se abusan del derecho? Sí, las hay. ¿Cómo se hace entonces para evitarlo? ¿Peleando contra los feminismos o buscando equidad? ¿Es válido achacarle al feminismo el abuso de derecho que se puede cometer con una ley creada para proteger a las mujeres en condiciones de desigualdad?

Entonces, cayendo en el lugar de la falacia del hombre de paja se podría decir: ¿por qué estas personas solo se preocupan por aquellas leyes que tienen en consideración el abuso de derecho que pueden realizar algunas mujeres? ¿por qué no se ocupan del abuso de derecho en todas las leyes? ¿Acaso no somos todos personas?

Desacreditados. ¿Se resolvió algo? No. La discusión quedó en nada. Y se puede seguir así de por vida y  también las generaciones futuras.

Si estas personas creen en la igualdad, ¿por qué les molesta que las mujeres luchen por sus derechos? ¿por qué si algunos matan es “crimen pasional” y si una mujer mata es una asesina hija de puta? ¿por qué les molesta el agravante femicidio pero no, el atenuante crimen pasional?

Esto debe meditarse. Y hay que evitar caer en cualquiera de estos lugares comunes; hay que pensar antes de hablar. Porque hay que hablar, hay que visibilizar, hay que debatir, hay que hacer y hay que cambiar.

El reclamo es válido, es coherente y es justo.

No se trata de desacreditar y quedarnos en la nada.


¹ El paralelismo con la Convención de Ginebra no es de mi autoría.

² Donde error de lenguaje es: 1) tengo la capacidad de decir cualquier cosa, 2) digo cualquier cosa 3) como tengo la capacidad de decir cualquier cosa, asumo que la validez de lo que digo, radica en que puedo decirlo.